Yo también fui niña Preescolar

Reproducimos un texto que saíu publicado no día de hoxe en El Progreso (podes velo picando aquí). De verdade, estas son as cousas que nos dan ánimos para continuar:

La cita era los jueves. Cada quince días, Luis llegaba al teleclub de Baltar y nos hacía felices durante unas dos horas. No es que el resto del tiempo no lo fuéramos, pero entre los recuerdos de niñez esos sobresalen por encima de muchos otros. Era la forma de jugar con otros niños en una parroquia sin problemas de comunicación -terrestre, porque de telefonía o de internet todavía los sigue teniendo hoy pese a estar en plena Chaira-, pero donde no había mucha oportunidad de compartir tiempo con otra gente menuda, al menos hasta que te escolarizaban. Como en la mayoría de las parroquias, las casas están más bien dispersas y las familias tenían demasiado en qué ocuparse como para pensar en el ocio infantil, pero esas dos horas les servían también a ellas para compartir experiencias, dudas, temores y alegrías.

El rural ha cambiado, claro que sí, pero en muchos aspectos, a peor. La despoblación y la baja natalidad hacen que en muchos lugares los niños tengan igual o más problemas que hace treinta años para compartir tiempo y juegos con iguales, así que los grupos de Preescolar na Casa siguen siendo muy apreciados en esta zona, como en muchas otras. La consideración que los padres tienen por este programa, que pende de la cuerda floja cuando se acerca a los 35 años, es indiscutible. Porque hay que recordar que Preescolar es, ante todo, un programa de formación de padres. De personas a menudo desbordadas por el crecimiento de sus hijos, que no saben cómo enfrentarse ni a sus fortalezas ni a sus debilidades. El acceso a la información es mucho mayor que en los setenta, pero discriminarla no siempre es fácil. A nuestro alrededor es frecuente ver modelos educativos que chirrían y que muchas veces sus autores no son capaces de ver. O no saben cómo hacerlo mejor, porque nadie nos prepara para ser padres.

Hasta ahora, Preescolar na Casa lo intentaba. Y lo lograba, a juzgar por el contento de las familias, que poco a poco fueron demandando apoyo cada vez más inicial. El programa empezó dirigiéndose a niños de cinco y seis años y con el tiempo bajó hasta los 0 años e incluso al embarazo. La manifestación del sábado fue un ejemplo del aprecio por este programa. Ni Primero de Mayo, ni 15-M, ni cierre de empresas. Hace mucho tiempo que las calles de Lugo no reunían a tanta gente, y tan variopinta, en torno a una causa.

La Xunta lo ha dicho alto y claro. Hay que priorizar y Preescolar na Casa no es necesario hoy en día porque se abren guarderías, dice. La financiación de otras administraciones no llega, así que el futuro laboral de 41 trabajadores está en el aire y Galicia se queda sin un importante apoyo. Hay que priorizar, estoy de acuerdo. ¿Pero no hay nada más prescindible que Preescolar na Casa? Son 700.000 euros.

Carmen Uz

Comments are closed.

Preescolar na Casa
En Revistas Educativas
Arquivos:
Translator
Galician flagItalian flagPortuguese flagEnglish flagGerman flagFrench flagSpanish flagCatalan flag